Cómo hacer un Currículum Vitae exitoso (guía práctica)

Actualmente, la forma de conseguir un empleo se ha vuelto una verdadera competencia de habilidades, y redactar un currículum que exponga lo mejor de ellas suena más complicado de lo que parece

Es muy probable que la mayoría de las personas que comienzan a buscar oportunidades de empleo profesionalmente en el mundo laboral fracasen debido a una mala presentación, de manera escrita de nuestras capacidades, como lo suele representar un currículum vitae. 

Esta clase de documento en muchas ocasiones marca una gran diferencia entre ser contemplado para el puesto por el personal de recursos humanos o empresa a la que deseamos ingresar y ser ignorado de forma instantánea debido a una mala impresión en lo que podríamos llamar, nuestra tarjeta de presentación. 

Por ello, cómo elaborar un CV se ha convertido en una de las preguntas más relevantes entre el ambiente de los futuros socios o empleados en la industria del trabajo.

Aunque existen diversas características que hacen que un currículum vitae sea una excelente herramienta para buscar empleo, dentro de las principales se encuentran el tipo de redacción, es decir que sea breve, claro y conciso, una buena ortografía, un diseño que sea atractivo para el reclutador y la construcción de un buen perfil que nos defina de manera precisa para el puesto al que estamos aspirando.  

¿Qué es un Currículum Vitae (CV)?

Un CV es un documento en el que se muestran las diferentes conocimientos y habilidades, tanto laborales, personales y profesionales que califican a una persona, que ha construido a lo largo de su vida, y de las que se vale para poder ocupar un puesto que le permita cubrir el mayor número de requisitos del perfil solicitado. 

¿Qué partes componen a un CV?

Un currículum se compone de distintas secciones que engloban la información personal, académica y laboral de una persona. Estos apartados o encabezados pueden representarse, de forma general y salvo algunas excepciones, de la manera que se enlista a continuación.

1. Título

Es lo primero que leerá el reclutador, así que deberás escoger cuidadosamente un título que sea breve y específico que logre definir dos puntos importantes, quién eres y qué sabes hacer

Por ejemplo: “Ingeniero civil con 4 años de experiencia. Especialista en Gerencia de proyectos de construcción”.

2. Datos personales

En este apartado solo debes colocar los datos que sean realmente esenciales para que el reclutador tenga un panorama general de tu persona, como son nombre completo, teléfono móvil, asegúrate que sea uno donde puedan hallarte con facilidad y que siempre esté disponible, y finalmente una cuenta de correo electrónico.

Para el caso de la cuenta, se recomienda crear una cuenta para usarla únicamente con asuntos correspondientes al trabajo, por lo tanto trata de evitar poner correos poco profesionales como aquellos que tengan tu apodo, gustos o cosas sin sentido. 

3. Objetivo

Aquí deberás colocar tus expectativas laborales en un futuro, las cuales deben ser bastante claras, en qué áreas deseas desarrollarte profesionalmente así como las actividades en las que te gustaría desempeñarte. 

Este es un punto importante ya que en esta sección el reclutador comenzara a darse cuenta si tus metas u objetivos van en la misma dirección  con los de la empresa y si puedes ser compatible con el tipo de puesto que solicitan. 

4. Experiencia Profesional

Una de las secciones más importantes y en la que debes conseguir agradarle al reclutador para la vacante o es probable que termine cerrando el folder de tu currículum. Al terminar de leer esta parte debe quedarle claro si en verdad cumples con las habilidades indispensables para el puesto.

Siempre comienza por colocar el último empleo que tuviste, en ese párrafo debe venir el nombre de la empresa, puesto que desempeñabas, las actividades que realizabas así como los logros que alcanzaste durante tu estancia en la compañía. Incluir tus logros generalmente crea confianza y demuestra que estás capacitado para ejercer el puesto de trabajo. 

Evita poner trabajos informales o aquellos que no tengan importancia para la vacante de empleo por la que estás concursando.  

5. Preparación Académica

Este apartado, junto al de tu experiencia profesional, harán una excelente mancuerna que te darán ventaja al momento en que el reclutador tenga que decidir por alguno de los participantes al empleo.  

Un grado alto de estudios, como lo es una maestría o un doctorado, pueden agregar mucho valor a tu CV, aunque debemos mencionar que no siempre resulta ser una pieza fundamental para el puesto, tus estudios van muy de la mano con tu experiencia laboral y que sean formaciones que te doten de conocimientos y herramientas para desarrollar eficientemente el trabajo para el que estás opositando.

Una gran mayoría de las personas que redactan un CV por primera vez suelen cometer el error de colocar grados académicos que no son relevantes para el reclutador, como mencionar el lugar donde cursaste la primaria secundaria, preparatoria, etc. Por el contrario si cuentas con algún estudio universitario trunco, puedes colocar el nombre de la carrera y el tiempo que la cursaste.  

6. Idiomas

Poseer el conocimiento de otros idiomas puede ser una pieza clave al momento de tu contratación, es una de las habilidades que se le ha dado un peso importante en estos últimos años. Si dominas otro idioma diferente al de tu lengua natal, coloca los porcentajes de conocimiento o certificaciones del idioma. Aunque el inglés es por excelencia el idioma más requerido, otras lenguas también serán muy valoradas, sobre todo aquellas que permitan que la empresa pueda comunicarse con otras empresas o clientes de países donde ya tenga implantación, o donde esté intentando expandirse.

Incluso suele ser una limitante importante para aquellas personas que sean muy capaces para desempeñar algún puesto pero que no cuenten con esta clase de habilidades. 

7. Habilidades

Por último en esta sección debes ponerle la cereza al pastel colocando las habilidades que te distinguen de los demás, como por ejemplo los programas o sistemas operativos que dominas así como las competencias que ofreces a la empresa y que hacen de ti un potencial candidato.  También son habilidades todas aquellas herramientas comunicativas, técnicas o de personalidad que te diferencien del resto de solicitantes y que aporten un valor añadido a tu candidatura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *